Zamora

Bienvenidos a Zamora, la joya del Románico en España y capital de la provincia del mismo nombre. Descubre con nosotros esta ciudad repleta de tesoros históricos y encantadores rincones.

Zamora, conocida como «la ciudad del Románico«, presume de una impresionante colección de 23 templos y 14 iglesias románicas, convirtiéndola en la capital europea con mayor número de estos tesoros arquitectónicos. Pero eso no es todo, en los últimos años, la ciudad ha ganado notoriedad gracias a la presencia de sus magníficos edificios modernistas, que la dotan de un encanto contemporáneo único.

Nuestro equipo ha explorado Zamora en múltiples ocasiones, ya que parte de nuestra familia reside en esta fascinante urbe. A pesar de nuestras numerosas visitas, nunca antes habíamos compartido las maravillas de Zamora en nuestro blog, ¡hasta ahora!

Para los que no dispongan de mucho tiempo, la mejor manera de conocer más sobre la historia de la ciudad y disfrutarla al máximo, es a través de alguno de los free tours o visitas guiadas disponibles. ¡Merece la pena!

Contenido

Qué ver en Zamora

Es muy fácil descubrir el románico de Zamora, ya que los templos se van sucediendo a lo largo de sus calles, asomándose y sorprendiéndonos en cada plaza o cada esquina.

Vamos a hablar de varios de los lugares a visitar, haciendo un recorrido que empieza en el centro de la ciudad y continua poco a poco hacia el casco histórico. Con el tiempo, iremos añadiendo más lugares e información.

Plaza de la Marina

Plaza que, podríamos decir, es el centro de Zamora, donde encontramos un parque, algún restaurante y una zona de juegos para niños. Debajo, un parking de pago donde podremos dejar el coche mientras recorremos la ciudad.

Santa Clara

Esta calle, es una de las principales de la ciudad. Peatonal, parte desde la Marina, conectando el centro, con la parte histórica de Zamora. Llena de tiendas, en ella empezamos a ver alguna de las muchas iglesias que tenemos por conocer.

No menos importante para los buenos amantes de las tapas, es que, en varias calles aledañas, podremos comenzar a disfrutar de la gastronomía de la zona.

Iglesia de San Esteban

No es de las más visitadas ni conocidas. De hecho, hay que desviarse un poco del camino más habitual de la ruta del románico. Se encuentra entre los barrios de San Torcaz, del Burgo y de La Lana, cerca de Santa Clara.

Es un templo románico y aunque su interior ha sido reformado en varias ocasiones durante el siglo XVIII, el exterior se conserva intacto.

Iglesia de San Esteban, Zamora
Iglesia de San Esteban, Zamora

Dirección: Plaza de San Esteban. Teléfono: 980 53 18 02

Horarios y visitas:

  • Lunes y Jueves: 11.00, 12.00 y 13.00 h.
  • Viernes y sábados: 11.00, 12.00, 13.00, 16.30 y 17.30 h.
  • Domingos y festivos: 12.00 y 13.00 h.

Iglesia de San Torcuato

También muy cerca de Santa Clara, podemos acercarnos hasta la Iglesia de San Torcuato, que era un templo románico junto a la Puerta de San Torcuato, junto a la muralla. Demolida en 1837, se trasladó la advocación del santo a la actual sede de la Iglesia del Convento de los Trinitarios Descalzos.

La iglesia actual es un templo de estilo barroco, cuya construcción se empezó en 1673 y fue reformado en los siglos XVIII y XIX.

Dirección: C/San Torcuato, 41. Teléfono:  980 53 16 12

Horario de misas:

  • Días laborables: 09:00 – 12:30 – 20:00.
  • Vísperas de festivo: 20:00.
  • Festivos: 09:00 – 11:00 – 13:00.

Iglesia de Santiago del Burgo

Regresando a Santa Clara, entre las plazas de la Constitución y la de Santiago, encontramos esta pequeña iglesia.

Con una nave central y dos laterales, es una de las que mejor conservan su construcción original, del siglo XII.

Portada de entrada
Portada de entrada

Dividida en cuatro tramos, alberga una bóveda de cañón y preciosos capiteles.

Del exterior destacan varias de sus portadas, preciosas, con sus arquivoltas coronadas por rosetones.

Una vez que entramos, de manera gratuita, vemos que se conserva su construcción original. Planta basilical, con tres naves divididas en cuatro tramos y tres ábsides planos en la cabecera. Las naves se separan entre ellas con arcos de medio punto.

El retablo está dedicado a Santiago y data de 1780. También encontramos una mesa de altar románica, y la capilla de los Villarreal.

  • Visita Gratuita.

Justo enfrente de la iglesia, el edificio de la Subdelegación del Gobierno.

Mercado de Abastos

Muy cerca de la iglesia anterior, yendo por la plaza de la constitución y entrando en la del Mercado, llegamos hasta el Mercado. No llegan ni a100 metros la distancia a recorrer.

Edificio de hierro y ladrillo, construido a principios del s.XIX ha sido recientemente remodelado. Ha vivido épocas mejores y ahora mismo, muchos de los puestos permanecen cerrados. Aun así, es curioso pasearse por él para ver alguno de los productos típicos de la zona. Hay puestos de carnicería, pollería, frutas, verduras y pescaderías.

Mercado de Abastos de Zamora
Mercado de Abastos de Zamora

En uno de los laterales, varios agricultores locales colocan sus puestos de venta.

Palacio de los Momos

Volviendo a la calle Santa Clara y continuando el paseo, a no mucha distancia, llegamos hasta una pequeña plaza a nuestra derecha, donde destaca el Palacio de los Momos.

Situado en la Plaza de Zorrilla, de este Palacio, construido en el siglo XVI, se conserva su fachada principal. Actualmente alberga el Palacio de Justicia.

Palacio de los Momos, Zamora
Palacio de los Momos, Zamora

Frente a él, en el jardín, encontramos la escultura «Madre y niño».

Calle de Balborraz

Si continuamos caminando por la calle Santa Clara, a ambos lados descubriremos preciosos edificios modernistas, de los que hablaremos más adelante.

Justo llegando a la Plaza Mayor, antes del edificio de la policía local, sale una empinada calle a la izquierda, una de las más famosas de Zamora. Es la calle de Balborraz, bastante ancha y a cuyos lados hay bares y tiendas artesanales. Desde el siglo X, fue una calle de artesanos, donde convivían herreros, carpinteros y un sin fin de oficios más. Paralela a la calle Herreros, es un buen sitio donde tapear o desde donde bajar al río. Otra calle donde ver preciosas casas del siglo XIX, con sus bonitos balcones y coloridas fachadas.

Calle de Balborraz, de Zamora
Calle de Balborraz, de Zamora

Plaza Mayor

A partir de aquí, la calle que hasta ahora era Santa Clara, pasa a llamarse Ramos Carrión.

Amplia plaza donde siempre suele haber bastante gente, ya sea de paso o tomando algo en alguno de las muchos bares con terrazas que hay.

En uno de los extremos, encontramos la sede del actual ayuntamiento.

Ayuntamiento nuevo de Zamora
Ayuntamiento nuevo de Zamora

Y justo en frente, el edificio del ayuntamiento viejo, ahora sede de la policía local.

Edificio de la Policia Local de Zamora
Edificio de la Policía Local de Zamora

Otro edificio que salta a la vista nada mas entrar es la iglesia de San Juan Bautista.

Iglesia de San Juan de Puerta Nueva y estatua de Merlú

Esta iglesia, ubicada en un lateral de la Plaza Mayor, es otra de las iglesias románicas más bonitas de la ciudad.

Edificada en la segunda mitad del s.XII su nombre se debe, por un lado, a San Juan Bautista y por otro, a que fue edificada cerca de la Porta Nova de la muralla, cuando ésta pasaba cerca de la plaza. A lo largo de su historia, ha sufrido múltiples perdidas, reparaciones y cambios.

Iglesia de San Juan de Puerta Nueva, Zamora
Iglesia de San Juan de Puerta Nueva, Zamora

Justo frente a la iglesia, encontramos la escultura de Merlú, la cual representa una de las figuras más importantes de la Semana Santa Zamorana.

Merlú es el nombre que reciben aquellas parejas de congregantes de la Cofradía de Jesús Nazareno y cuya labor es reunir a los demás hermanos, a toque de corneta y tambor, para comenzar el desfile procesional.

Merlú
Merlú

¡Creo que todos los niños que pasan por aquí tienen su foto con Merlú!

Horario misas: (durante las cuales, no se permiten las visitas).

  • Diario: 11 h
  • Festivos: 12:30 h.

Teatro Ramos Carrión

Continuando el paseo desde la Plaza Mayor, llegamos hasta otro de los edificios más conocidos de la ciudad, el Teatro Ramos Carrión.

De estilo modernista e inaugurado en 1916, está situado en el antiguo patio del Hospicio del Palacio de los Condes de Alba y Aliste, el actual Parador Nacional de Turismo de Zamora.

Durante el siglo XX fue utilizado como cine, para después, ser abandonado. Así pues, en 1996 se procedió a su restauración. En un principio se pensó en un Palacio de Congresos, pero posteriormente se convirtió en un complejo cultural multidisciplinar. En él se pueden disfrutar de espectáculos de teatro, cine, música y conferencias.

Para consultar todos los eventos, hay que dirigirse a la web oficial.

Museo Etnográfico de Castilla y León

Muy cerca, llegamos hasta el Museo Etnográfico de Castilla y León. Consta de siete plantas, de las que cinco son exposiciones permanentes, y donde se da cabida a la investigación, divulgación y conservación de la cultura tradicional de esta región española.

La exposición permanente abarca todo lo relacionado con la vida tradicional de los habitantes de la zona (religión, mitos, fiestas, tiempo, enseres, trajes…).

La entrada auxiliar al Museo es una Portada del siglo XVI de la antigua Cárcel Real de Zamora. Cuando fuimos, en verano de 2023, había en esta zona, la exposición temporal de «Belén Medieval con Playmobil» y otra de pintura, «Los paisajes que somos», que nos gustó mucho.

Museo de la Semana Santa

Creado en septiembre de 1957, con el fin de conservar y exhibir al público los distintos pasos que desfilan por las calles zamoranas durante la Semana de Pasión. Se abrió al público el 9 de septiembre de 1964.

La primera referencia documental sobre la celebración de la Semana Santa en Zamora se remonta al siglo XIII. Con el paso de los años, se ha mantenido la austeridad, el silencio y la oración, lo que caracteriza a la Semana Santa zamorana y la distingue de otras.

Situado en el casco antiguo, alberga 37 «pasos», que muestran secuencialmente la Pasión de Cristo.

Desde septiembre de 2022 está cerrado por obras, hasta nuevo aviso.

Iglesia de Santa María la Nueva

Justo al lado de museo de la Semana Santa, está esta Iglesia. Del s.XI fue víctima de un incendio por el pueblo zamorano y destruida en el llamado Motín de la Trucha de 1158, que, según la leyenda, enfrentó a nobles y plebeyos en torno al mercado.

De su origen románico, conserva el ábside y el muro meridional primitivos, siendo del mismo estilo la reconstrucción posterior, en torno a 1200. Originalmente tenía una planta basilical de tres naves y ábside semicircular. Con la reconstrucción, se hizo de una sola planta.

Iglesia de Santa María la Nueva
Iglesia de Santa María la Nueva

De su interior destaca una pila bautismal del siglo XII, bajo el cuerpo de la torre, con relieves del bautismo de Cristo y la figura del Jesús Yacente del siglo XVII, tallada por Francisco Fermín.

Debido a las obras en el Museo de la Semana Santa, hasta que sea la reapertura, esta iglesia de Santa María la Nueva alberga una pequeña exposición permanente de la Semana Santa zamorana. Algunas de las imágenes que se encuentran aquí son las del Jesús Nazareno, las Tres Marías y San Juan o la Verónica.

Dirección: Plaza Santa María la Nueva,1.

Plaza de Viriato

Volviendo a la calle Ramos Carrión, y a escasos metros del teatro, entramos en la plaza de Viriato, donde destaca, como no, la estatua del susodicho.

Viriato era un pastor, después guerrero lusitano, que luchó para hacer frente a la expansión de Roma en el siglo II a.c.

Viriato

Otro de los preciosos edificios de la plaza, es el de la Diputación de Zamora.

Diputación de Zamora
Diputación de Zamora

En esta plaza, todos años se celebra, la última semana de junio, la Feria de San Pedro de artesanía. En ella se reúnen artesanos de Zamora y de toda España para mostrar su trabajo, que es fundamentalmente en barro. Esta feria es uno de los eventos más interesantes de Zamora capital durante el año. En casa hay alguna pieza comprada allí.

Al frente de esta plaza, hay otra, llamada plaza de Claudio Moyano, que da a uno de los laterales del Parador. Aquí encontramos también uno de los miradores más bonitos de la ciudad, el mirador de San Cipriano. Antes de llegar, pasamos por el frente de la Biblioteca, otro precioso edificio que bien merece una parada.

A partir de la plaza de Viriato, aquí, la calle principal pasa a llamarse Rua de los Francos.

Parador

Ubicado en la misma plaza de Viriato, el Parador es el antiguo Palacio de los condes de Alba y Aliste. Precioso palacio renacentista del siglo XV en el que cabe destacar su patio con una galería acristalada de madera y escudos heráldicos.

La decoración es bastante curiosa, de estilo medieval, por lo que podemos encontraremos con armaduras, tapices y camas con dosel.

Parador de Zamora
Parador de Zamora

Iglesia de San Cipriano

Justo al lado del mirador que hemos comentado antes que hay al frente de la plaza de Viriato, damos con esta pequeña iglesia. A pesar de haber ido multitud de veces a Zamora y de haber estado en el mirador ni se en cuantas ocasiones, jamás habíamos entrado en esta Iglesia. La verdad es que nos sorprendió gratamente.

Iglesia de San Cipriano, Zamora
Iglesia de San Cipriano, Zamora

De principios del siglo XII, solo se conserva una de las tres naves con las que se erigió. Cabe destacar algunos restos pictóricos del siglo XIV. Se sabe que el baptisterio y la sacristía sirvieron originalmente como capillas funerarias.

Dirección: Cuesta de San Cipriano s/n.

A través de la cuesta de San Cipriano, llegamos a la plaza de Santa Lucía, donde está la iglesia del mismo nombre y el museo Provincial de Zamora.

Cuesta de San Cipriano
Cuesta de San Cipriano

Iglesia de Santa Lucía y Museo Provincial de Zamora (Palacio del Cordón)

Iglesia de Santa Lucía y Museo Provincial de Zamora
Iglesia de Santa Lucía y Museo Provincial de Zamora

En la actualidad, la iglesia funciona como lapidario visitable del Museo de Zamora. Curioso el reloj que hay en uno de sus frentes.

Al lado de la iglesia, encontramos el Museo de Zamora, en el Palacio del Cordón. El Museo consta de dos secciones, Arqueología y Bellas Artes.

  • Horario: consultar
  • Entradas:
    • Entrada general: 1 euro.
    • Gratuita: jubilados y estudiantes.
    • Entrada gratuita: sábados y domingos.
    • Grupos tienen que reservar con antelación.
    • Visitas guiadas gratuitas: sábado a las 17.30 h. y domingos 12.30 h.

A unos escasos 50 metros de aquí, nos encontraríamos con el rio y el puente de piedra.

Convento del Corpus Christi o del Tránsito

Si subimos nuevamente por la cuesta de San Cipriano y continuamos camino por la Rua de los Francos, nos topamos con dos edificios religiosos, uno frente a otro.

El primero de ellas es el Convento del Tránsito, también llamado del Corpus Christi. Fundado en el siglo XVI por las clarisas descalzas, es un convento de clausura.

Edificio de dos alturas, con un claustro alrededor del cual se encuentran las dependencias del convento. En la Iglesia encontramos a la Virgen del Tránsito, de las más veneradas de toda la Diócesis.

Horario de Misas:

  • Diarios: 19:30 h.
  • Domingos y festivos: 10:00.

Exposición del Santísimo: Todos los días de 16:00 a 19:30 h.

Dirección: Calle Rúa los Francos, 31.

Teléfono: 980 531 290

Convento del Corpus Christi
Convento del Corpus Christi

Iglesia de Santa María Magdalena

Frente al Convento del Tránsito encontramos otra de las iglesias más bonitas de la ciudad, al menos para nosotros. Es la Iglesia de Santa María Magdalena.

Iglesia de Santa María Magdalena, Zamora
Iglesia de Santa María Magdalena, Zamora

Se tienen noticias de ella al menos desde 1157, aunque hasta el siglo XIII no se terminó su construcción.

El pórtico de entrada es impresionante. De su arquivolta destaca su decoración floral y la figura de un obispo y, de sus capiteles, las figuras de dragones y serpientes. Encima, un rosetón.

Es de una sola nave de planta rectangular, que se une al semicírculo del ábside por un tramo recto. De su interior, cabe destacar el magnífico sepulcro de una dama.

Perteneció a la Orden Hospitalaria de San Juan, aunque también llegó a acoger al concejo urbano y frente a la portada, se administraba justicia.

Iglesia de San Pedro y San Ildefonso

Si continuamos caminando en la misma dirección por la que hemos venido, no muy lejos, nos toparemos a la izquierda, con esta iglesia, la segunda más grande después de la catedral.

De origen románico, ha sufrido tantas modificaciones a lo largo de su historia, que poco queda de sus orígenes.

Iglesia de San Pedro y San Ildefonso
Iglesia de San Pedro y San Ildefonso

Dirección: Plaza de San Ildefonso s.n.

Convento de las Marinas

Justo al lado de la anterior iglesia, se encuentra este convento. Tras cinco siglos de permanencia de las Hermanas Clarisas en el Convento de las Marinas en Zamora, debido a que ya solo permanecían 3 de ellas, se ha tomado la decisión de cerrarlo y trasladarse a León. De hecho, en mayo de este 2023, se han firmado las escrituras de cesión del convento a la Diócesis de Zamora.

A lo largo de su historia, las hermanas moraron en varios emplazamientos, siendo el último, a partir de finales del siglo XIX el que había sido palacio del marqués de Villagodio, situado muy cerca de la Iglesia de San Ildefonso.

Dirección: Plaza Fray Diego de Deza, 7.

Proseguiremos caminando por la Rua de los Notarios.

Catedral de Zamora

Después de un largo paseo, por fin, desembocamos en la plaza de la Catedral.

Sin ninguna duda, la Catedral de Zamora es el edificio más famoso y más representativo de toda la ciudad.

Llamada Santa Iglesia Catedral del Salvador, es el edificio histórico, religioso y artístico más importante de toda la Diócesis de Zamora.

Terminada en 1174, en un principio el estilo fue románico, con 3 naves y 3 ábsides y una ornamentación sencilla. A partir del s.XIV empezó a sufrir cambios, como el añadido de capillas funerarias, de estilo gótico. En el s.XIV se suprimieron los tres ábsides románicos, construyéndose la capilla mayor y el coro, en mitad de la nave central. A finales del XVI y principios del XVII, se añadió el claustro actual, neogótico, que sustituyó al original, destruido en un incendio.

Catedral de Zamora

De lo que no cabe ninguna duda, es de que, el cimborrio, es la parte más emblemática de la la Catedral. Construido en el último cuarto del s.XI, es una obra magnífica de la arquitectura medieval. La torre de la Catedral, de 37 metros de altura, se construyó con carácter defensivo en el s.XIII una vez terminadas las obras del conjunto catedralicio.

Cimborrio de. la Catedral de Zamora
Cimborrio de. la Catedral de Zamora

La portada meridional o del Obispo es la única que se conserva íntegramente.

Cimborrio de la Catedral de Zamora
Cimborrio de la Catedral de Zamora

Del interior de la Catedral, destacan algunos de sus elementos, como el retablo y la capilla mayor, el coro, así como varias capillas más (San Miguel, San Pablo o la de Santa Inés, con su Cruz de Carne, reliquia ofrecida para salvaguardar Zamora de la peste negra).

Capilla y altar mayor
Capilla y altar mayor

A los pies de la nave central, la capilla de San Ildefonso, donde se encuentran el Nacimiento y el Calvario, tallados a finales del s.XVI así como el retablo, pinturas y sepulcros.

Capilla de San Ildefonso, en la catedral de Zamora
Capilla de San Ildefonso, en la catedral de Zamora

La sillería del coro, también en la nave central, de madera de nogal, fue realizado entre 1502 y 1505.

Museo Catedralicio

Aunque se accede desde el Claustro de la Catedral, vamos a explicarlo por separado. Desde junio de 2005 la visita se realiza de forma conjunta al Museo y la Catedral, lo que ha repercutido en un aumento de los visitantes.

Inaugurado hace casi un siglo, se fundó en 1926 con el objetivo de guardar obras, tanto de la propia catedral, como de otras parroquias de la diócesis, y así, ser mostradas al público.

Entre las obras expuestas, destaca la gran colección de tapices flamencos (Tarquino Prisco, Guerra de Troya, tapices de la Viña o los del Rey David, son los más famosos).

Tapiz del Museo Catedralicio
Tapiz del Museo Catedralicio

En pintura hay que hablar de las tablas de la aparición de Cristo resucitado a María Magdalena y Pentecostés, pintadas por el taller de Fernando Gallego en torno a 1495, que formaron parte del antiguo retablo mayor de la Catedral.

A partir del 2016 se habilita la Capilla de Santiago, del s.XVI dotando al Museo de dos nuevas salas de exposición, dedicadas sobra todo a las esculturas. Destaca la imagen de la Virgen con el Niño y San Juanito, labrada en mármol blanco de Carrara.

Virgen con el Niño y San Juanito, Zamora
Virgen con el Niño y San Juanito, Zamora
Retablo de Santiago el Mayor.
Retablo de Santiago el Mayor.

Por último, en 2017, se crea una nueva sala, dedicada a los artistas zamoranos o vinculados a ella.

Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, cerca de la margen derecha del río y dentro del tercer recinto amurallado. Su origen fue una iglesia monástica, para después pasar a ser sede del Cabildo de Zamora, y más tarde, convertirse en parroquia.

Sufrió transformaciones a lo largo de su historia, y ya en el siglo XVII de las tres naves que tenía, se convirtió en un templo de nave única. Al final del XIX dejó de ser parroquia, lo que favoreció su deterioro. Entre 2009-2010 se restauró, para su conversión en Museo Diocesano. Inaugurado en julio de 2012, se muestran obras que van desde el siglo I hasta el XIX, por lo que los estilos abarcan desde el arte hispanorromano hasta el neoclásico y colonial.

Tiene una parte con una colección permanente de pinturas, esculturas, metalistería, orfebrería y objetos pétreos, y una parte temporal, con exposiciones a lo largo del año.

Dirección: Plaza de Santo Tomé 1. Teléfono:  980 531 933

Museo Baltasar Lobo

Situado en la antigua «Casa de los Gigantes», conocida por albergar antes a los gigantes y cabezudos de las fiestas de la ciudad, está este Museo. No tiene perdida, ya que se encuentra en la misma plaza de la Catedral.

Conserva gran parte del legado de este artista zamorano a la ciudad.

En el museo se exponen esculturas, pinturas, bocetos y material de trabajo del artista.

Dirección: Plaza de la Catedral s.n. Teléfono: 980 509 016

Museo de Baltasar Lobo, Zamora
Museo de Baltasar Lobo, Zamora

Castillo de Zamora

A escasos metros de la Catedral, nos topamos con esta fortaleza del s.XI. Mandado construir por Fernando I, nunca fue un castillo palaciego, sino una fortaleza en la que protegerse y proteger la ciudad.

Castillo de Zamora
Castillo de Zamora

Su época de mayor esplendor fue en la Edad Media, sufriendo una importante transformación en el s.XVIII para convertirlo en un fortín artillero, adaptándolo, así, a los nuevos métodos de ataque y defensa de las ciudades, la artillería.

Vistas de la Catedral de Zamora desde la Torre
Vistas de la Catedral de Zamora desde la Torre

De forma romboidal, abrió de nuevo sus puertas en 2009. Destaca, sobre todo, la torre del homenaje, desde la que hay magníficas vistas de la Catedral. Durante la remodelación, se encontraron cinco torres más. Hay, además, un foso, un contrafoso, un patio interior y una zona residencial.

Interior del Castillo
Interior del Castillo
Foso del Castillo de Zamora
Foso del Castillo de Zamora

Dirección: Plaza del Castillo, s/n. Zamora. Teléfono: 980 531845

Portillo de la Traición o de la Lealtad

Situado muy cerca de la Catedral y del Castillo, se encuentra el portillo de la Traición o portillo de la Lealtad. Es una puerta de acceso en el primer muro de la ciudad de Zamora.

Recibe su nombre por los sucesos acontecidos en el siglo XI, según los cuales, por esta puerta entró el noble leonés Bellido Dolfos en 1072, huyendo del Cid, después de haber asesinado al Rey Sancho II de Castilla El Fuerte, durante el episódico del Cerco de Zamora, liberando así al pueblo zamorano del cerco de 7 meses al que estuvo sometido.

El cambio de nombre al Portillo de la Lealtad, ocurre el 22 de diciembre de 2010. Se colocó una placa que dice: “Por este lugar, según la tradición, entró Bellido Dolfos tras dar muerte al rey Sancho de Castilla y liberar del cerco a la ciudad de Zamora…con el reconocimiento eterno de los zamoranos”.

Subiendo esta escalera y pasando por la puerta, nos encontramos de frente la siguiente iglesia, la del Carmen de San Isidoro.

A poco más de cinco minutos andando desde el pórtico de la Traición, y situada extramuros, encontramos esta pequeña iglesia, llamada también como Santiago el Viejo. Se construyó, probablemente, a mediados del siglo XI.

Según cuenta la leyenda, allí fue armado caballero el famoso héroe medieval El Cid Campeador por el Rey D. Fernando I de Castilla. A su lado se encuentra el campo de la Verdad, donde tenían lugar las justas medievales. Es uno de los templos más pequeños y sencillos de todos los que hay en Zamora.

Dirección: Calle Santiago el Viejo.

Horarios y visitas:

  • Desde el 12 de febrero, marzo, abril, mayo, junio:
  • Viernes y sábados de 10:00h a 13:00h y de 18:00h a 20:00h
  • Domingo de 10:00h a 13:00h
  • Octubre, noviembre y diciembre:
  • Viernes y sábados de 10:00h a 13:00h y de 16:30h a 18:30h
  • Domingo de 10:00h a 13:00h

Martes cerrado por descanso.

  • Del 01 de julio al 30 septiembre:
  • Lunes y de miércoles a sábado de 10.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.00 h. Domingo de 10.00 a 14.00 h. Martes cerrado.

Visita gratuita.

Al igual que la iglesia anterior, esta también se encuentra extramuros, a unos minutos andando desde el pórtico de la Traición, pero en dirección contraria.

Su nombre original fue Nuestra Señora de Los Olleros. Construida en el siglo XII, con un estilo románico tardío, de esa época se conserva poco debido a las reformas del siglo XVIII.

Dirección: Calle del Doctor Fleming, 2.

Horarios y visitas: Horario desde el 1 de noviembre  al 31 de mayo :

  • Lunes y jueves: 11.00, 12.00 y 13.00 h.
  • Viernes y sábados: 11.00, 12.00, 13.00, 16.30 y 17.30 h. Domingos y festivos: 12.00 y 13.00 h.

Visitas gratuitas, por motivos de seguridad los grupos estarán limitados a un máximo de 15 personas.

Iglesia del Carmen de San Isidoro

Entrando de nuevo por el pórtico de la Traición, situada en pleno Casco Histórico de Zamora, y muy próxima a la Catedral y al Castillo, nos damos de bruces con esta bonita iglesia.

Esta iglesia aparece citada por primera vez en 1178. Según la tradición, su construcción se debe a Doña Sancha, hija de Doña Urraca y D.Raimundo de Borgoña, como recuerdo del traslado de las reliquias de San Isidoro desde Sevilla a León y su paso por Zamora.

Se trata de un edificio con una sola nave, la cual cuenta con una capilla mayor, de planta cuadrada. Su interior está conservado prácticamente de manera original.

La planta románica tuvo importantes reformas en el s.XVIII.

Dirección: Plaza de San Isidoro, 1D.

Palacio de Arias Gonzalo (o casa del Cid) y Puerta del Obispo

La casa del Cid, se llama también Palacio de Arias Gonzalo porque fue la casa donde se criaron, junto al Cid, y bajo la tutela de Arias Gonzalo, los infantes de León y Castilla, hijos de Fernando I.

Es de los pocos edificios civiles de estilo románico que quedan en España.

Está frente a la Catedral y al lado de la Puerta del Obispo, formando parte del primer recinto amurallado y tiene magníficas vistas del río Duero.

Una vez atravesada la puerta del Obispo, nos encontramos aquí.

Mirador del Troncoso y Rincón de la Poesía

A no mucha distancia de los dos puntos anteriores, y situado sobre la línea de la Muralla y encima de las Peñas de Santa Marta, llegamos a este mirador. Sin ninguna duda, desde aquí se contemplan unas preciosas vistas, tanto del río, como del puente de piedra y de los alrededores de la ciudad.

Mirador del Troncoso
Mirador del Troncoso

El 11 de abril de 2019, se inauguró en este mirador, el «Rincón de la Poesía de Zamora».

Rincón de la Poesía zamorana
Rincón de la Poesía zamorana

Dirección: Calle del Troncoso, 2.

Puente de piedra de Zamora

El puente de Piedra es uno de los cinco que atraviesan Zamora, uniendo el centro de la ciudad con los barrios del margen opuesto del río.

Construido en el s.XII y reformado en varias ocasiones, es el más antiguo que se conserva y durante muchos años, fue el único.

Reparado en los siglos XIII-XIV a causa de avenidas de agua, posee 16 arcos. En sus orígenes, tenía dos torres defensivas en sus extremos y una capilla anexa en el lado izquierdo, dedicada a la Virgen de la Guía, patrona de los Caminantes. A día de hoy, se encuentra en la iglesia del Santo Sepulcro. Las torres se desmontaron en el siglo XX.

Puente de Piedra de Zamora
Puente de Piedra de Zamora

Vista desde la otra orilla un día de invierno.

El puente ahora mismo es de uso peatonal. Desde él, hay unas preciosas vistas, sobre todo al anochecer, si la suerte acompaña.

Vistas de Zamora desde el Puente de Piedra
Vistas de Zamora desde el Puente de Piedra

Preciosas vistas de la Catedral desde la base el puente de piedra.

A veces, el nivel del agua es tan bajo, que «aparece» un camino muy cerca de este puente, que permite caminar por el medio del río.

Aceñas de Zamora

Otro de los lugares especiales de Zamora, es éste, el de la Aceñas.

Anochecer sobre las Aceñas
Anochecer sobre las Aceñas

Las aceñas son una especie de molinos de agua, pero en ellas, las ruedas de las palas trabajan en posición vertical, no en horizontal. Aprovechándose de la fuerza de la corriente, se usaban para triturar los granos de cereal para transformarlos en harina, con la que más tarde, se elaboraba el pan.

El de Zamora es uno de los conjuntos de aceñas más antiguos que se conservan, ya que su origen se remonta a la Edad Media y estuvieron en funcionamiento más de 1000 años.

En Zamora capital podemos ver tres grupos de aceñas:

  • Aceñas de Pinilla, muy cerca del Puente del Tren, que funcionaron hasta la segunda mitad del s.XX y que hoy en día se usan como restaurante.
  • Aceñas de Cabañales, en el margen izquierdo, cerca al Puente de Piedra y formadas por dos grupos de dos edificios.
  • Aceñas de Olivares, que ya existían en el s.X. Sin duda, las más conocidas y visitadas, ya que su interior, abierto al público, está el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua. También se llaman Aceñas del Cabildo, porque son parte del patrimonio de la Catedral, al igual que las de Pinilla. Restauradas en 2008, es un lugar habitual de visitas. En la primera aceña, completamente reconstruida, está la recepción de visitantes, mientras que en cada una de las otras tres aceñas se ha reconstruido un martillo pilón, un batán y un molino respectivamente. La parte de arriba se ha dedicado casi exclusivamente a museos. Estas tres aceñas tienen sus propios nombres: «La Primera», «La Manca» y «La Rubisca».
Aceñas de Olivares
Aceñas de Olivares

Dirección: Plaza de San Claudio de Olivares, s/n.

La Barcaza del Duero en Zamora

Esta barca, que cruza el Duero desde las Aceñas de Olivares hasta la playa de los Pelambres, en ambos sentidos, se puso en funcionamiento en verano de 2018.

Con capacidad para 8 personas, el servicio es gratuito y ha estado en funcionamiento, este año, hasta mediados de septiembre, de miércoles a domingo de 11 a 14 horas por las mañanas, y por las tardes de 18 a 20 horas, de miércoles a viernes y de 18 a 21 horas, los sábados y domingos. El trayecto tiene un recorrido de unos 200 metros y dura entre cinco y diez minutos, ya que se utiliza un sistema de tracción manual.

Por otro lado, hay otras cinco barcas a remo, también gratuitas, con capacidad para 4/5 personas y que son muy parecidas a las que usaban antiguamente los pescadores para moverse por las islas del río. Hay que llevar chaleco salvavidas, firmar una declaración de responsabilidad y no salirse de las zonas señalizadas por boyas. El horario es el mismo que el de las Aceñas, aunque no está de más consultar con la oficina de Turismo por si hay algún cambio. El tiempo de uso es de hora/ hora y media, dependiendo de la demanda.

Sin duda, otra bonita forma de conocer Zamora desde el mismo río.

Los Pelambres

Si hay un lugar de esparcimiento popular en la ciudad de Zamora, es, sin ningún género de duda, Los Pelambres.

Esta playa urbana, seguramente, sea de las más bonitas y a la vez, desconocidas, de toda España. Las vistas que hay de todo el conjunto monumental de Zamora, con la Catedral justo enfrente es, sencillamente, preciosa.

Vistas de Zamora desde los Pelambres
Vistas de Zamora desde los Pelambres

Dotada con zonas aptas para el baño, cuyas aguas se controlan todas las semanas, socorrista durante la campaña de verano, zonas verdes, aseos, merenderos, parque infantil, aparcamiento y un restaurante (Los Pelambres), este sitio hace las delicias de todos los zamoranos y de aquellos que se acercan hasta aquí para pasar un buen rato.

Desde esta zona sale un paseo que lleva hasta el Puente de Piedra, a menos de 1 km de distancia.

Para añadir un plus más, en las Aceñas de Olivares, también frente a esta playa urbana, una barcaza cruza y une las dos orillas. Además, hay préstamo gratuito de barcas, para que los visitantes puedan disfrutar del río.

Para los amantes de los animales, decenas de patos y ocas deambulan por la zona y nadan tranquilamente en el río. Eso sí, cuando hay mucha gente en los merenderos, se vuelven un poco pesados exigiendo comida. ¡No saben ná !.

Al lado del aparcamiento, que está en el lado izquierdo, está el Puente de los Poetas, inaugurado hace pocos años, desde donde también hay unas vistas magníficas de la ciudad. Pelambres a la derecha, puente de Piedra al fondo y Zamora a la izquierda. ¡ No se puede pedir más!.

Vistas de Zamora desde el Puente de los Poetas
Vistas de Zamora desde el Puente de los Poetas

Muralla de Zamora

Zamora, al estar en un punto elevado, cerca del valle del rio Duero y también siendo lugar de paso de la vía de la plata, se encontraba en un punto estratégico muy importante, ya que sus habitantes podían controlar, tanto la llegada de posibles invasores, como las rutas comerciales.

Fernando I dotó de un fuero a Zamora (1061), así que se hizo necesaria la construcción de un contorno amurallado sobre el espolón del Duero, que es donde se encontraba concentrada la mayor parte de la población de la ciudad.

Por ese motivo la ciudad de Zamora llegó a contar hasta con tres recintos amurallados, lo que dio lugar a que también se la conociera como la bien cercada. En la actualidad solo se conservan algunos trazos de estas murallas, siendo el tramo mejor conservado el primero de los tres, y que rodea el casco histórico y el  Castillo.

Vista de la Muralla de Zamora
Vista de la Muralla de Zamora

La muralla de Zamora data del siglo XI y fue construida sobre una anterior árabe, que a su vez podría haber sido construida sobre una romana.

Con el paso de la Edad Media a la Edad Moderna pierde su función defensiva. La última vez que cumple con este fin, es durante la Guerra de Independencia, durante la cual fue reforzada para contener las embestidas del ejército galo. Desde finales del siglo XIX y durante prácticamente la primera mitad del siglo XX, la muralla es abandonada e incluso destruida, para ganar suelo a la colina donde se asienta la ciudad.

Muralla de Zamora

En la muralla se encuentran algunas de las puertas de acceso más singulares y cargadas de historia como:

  • Puerta de Doña Urraca, que corresponde a la segunda mitad del siglo XII – Puerta del Obispo – Puerta de Santa Clara – Puerta de San Pablo – Puerta de Santa Ana – Puerta de San Torcuato – Puerta del Mercadillo – Puerta Nueva – Portillo de la Lealtad – La desaparecida Puerta Nueva de San Juan, en la Plaza Mayor.
Puerta de la Lealtad de Zamora
Puerta de la Lealtad de Zamora

Ruta de los Murales «Zamora Variopinta»

Son ya más de 40 creaciones a pie de calle las que se pueden disfrutar en esta idea nacida para conocer el arte urbano y atraer a otro tipo de turismo.

Normalmente adornan partes de la ciudad un poco más alejadas del centro y, por lo tanto, menos visitadas.

Los muros y fachadas son el lugar elegido para este arte, en el que muchas veces se homenajea a personajes destacados de la historia de la ciudad o se recuerdan costumbres e imágenes del pasado.

Alguno de los murales tiene iluminación nocturna, así que ya no hay excusa para quedarse un poco más de tiempo en la ciudad.

Ruta del Modernismo de Zamora

Por si no fuera suficiente con todo el arte románico para atraer a los visitantes, Zamora también ofrece la posibilidad de disfrutar de otra ruta, la del Modernismo, donde admirar los edificios más representativos de la arquitectura modernista, que no son pocos. De hecho, la ciudad forma parte de la Ruta Europea del Modernismo, distinción al alcance de no muchas ciudades.

La mayoría de los edificios son obra del arquitecto Francisco Ferriol, uno de los precursores del modernismo y que residió en Zamora durante diez años, ya que trabajó como arquitecto municipal del Ayuntamiento.

El modernismo es un movimiento artístico que surgió a finales del XIX y principios del siglo XX. Nació en Francia con el nombre de «Art Nouveau», para después expandirse por el resto de Europa con estilos un poco diferentes, así como con otros nombres.

Esta corriente se caracterizaba por la representación de la naturaleza, además del uso de líneas asimétricas, curvas, contrastes de color y diferentes materiales.

En Zamora, fue entre 1875 y 1930, cuando se levantaron todos estos edificios modernistas, ya que en esa época había una burguesía muy poderosa económicamente. Resulta curioso contemplar estos edificios, muchos de los cuales tienen líneas curvas y gran contraste de color, tan cerca de edificios de piedra con siglos de historia.

Edificios modernistas en Zamora

  1. Casa de Juan Gato (1910), obra de Francesc Ferriol, en la calle Ramón Álvarez 1.
  2. La Casa Montero (1910), obra de Francesc Ferriol, en la calle Orejones 6.
  3. Casa de Gregorio Prada (1908), obra de Francesc Ferriol, en la calle Renova 11.
  4. Edificio Calle Traviesa (1908), obra de Francesc Ferriol, en la calle Traviesa 2.
  5. La Casa de Crisanto Aguiar (1908), obra de Francesc Ferriol, en la Plaza del Mercado 6.
  6. Casa de Faustina Leirado (1910), obra de Francesc Ferriol, en la calle Balborraz 1.
  7. La Casa de Mariano López (1908), obra de Francesc Ferriol, en la calle Balborraz 4.
  8. Casa de Norberto Macho (1915), obra de Francesc Ferriol, en la Plaza Sagasta.
  9. El Casino (1905), obra de Francesc Ferriol, obra de Miguel Mathet y Coloma, calle Santa Clara 2.
  10. El portal de la Casa Fernardo Rueda (1918), obra de Gregorio Pérez Arribas, en calle Santa Clara 3.
  11. La Casa de Félix Galarza (1909), obra de Gregorio Pérez Arribas, en la calle Santa Clara 12.
  12. Casa de Valentín Guerra (1907), obra de Gregorio Pérez Arribas, en la calle Santa Clara 19.
  13. La Casa de Francisco Antón (1913), obra de Gregorio Pérez Arribas, en la calle Santa Clara 29.
  14. Casa de Valentín Matilla (1911), obras de Francesc Ferriol, en calle Santa Clara 31.
  15. Forja Casa Martín de Horna (1908), obra de Francesc Ferriol, en calle San Pablo 4.
  16. La Casa Tejedor (1913), obra de Francesc Ferriol, en Ronda de la Feria 1.
  17. Casa Miguel Hervella (1911), obra de Francesc Ferriol, en Plaza San Martín.
  18. Laboratorio Municipal (1909), obra de Francesc Ferriol, en el parque del Castillo

Horario y Tarifas de Monumentos. AÑO 2023

CATEDRAL + MUSEO CATEDRALICIO + MUSEO DIOCESANO (IGLESIA DE SANTO TOMÉ).

  • De octubre a marzo: Todos los días, de 10:00 a 14:00 y de 16:30 h a 19:00 h. Las visitas finalizan en la Catedral media hora antes de la hora del cierre.
  • Misas: lunes a sábado (10:00h)/domingos y fiestas de Precepto ( 9:30 Laudes – Misas 10:00 h y 13:00 h). Respetar las horas de culto. Las puertas se abren a los fieles un cuarto de hora antes del inicio de las misas y se cierran 10 minutos después del comienzo.
  • Horario Museo Diocesano: De lunes a sábado, de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 20:00 h. Domingos y festivos, de 10:00 a 14:00 h.
  • Entrada:
    • Entrada conjunta general: 5€
    • Entrada conjunta reducida: 3€ (grupos de +20 personas para Catedral y Museo de la Catedral. Grupos de +10 personas para Museo Diocesano, estudiantes, pensionistas, discapacitados, desempleados y familias numerosas).
    • Gratis: Menores de 12 años y socios «Amigos de la Catedral» mostrando el carné.
    • DOMINGOS POR LA TARDE GRATUITA, EXCEPTO PUENTES

IGLESIAS ROMÁNICAS QUE CIERRAN LOS LUNES: La Magdalena – Santa María La Nueva – San Juan – San Vicente.

  • Horario: A partir del 2 de enero:
    • De martes a sábado, de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 19:00 h.
    • Domingos, de 10:00 a 14:00 h.
    • Lunes cerrado.
  • Entrada: Gratuita.

LISTA DE IGLESIAS ROMÁNICAS QUE CIERRAN LOS MARTES: San Ildefonso – San Cipriano – San Andrés – Santiago el Burgo.

  • Horario: A partir del 2 de enero:
  • Lunes y de miércoles a sábado, de 10:00 a 14:00h y de 17:00 a 19:00 h.
  • Domingos, de 10:00 a 14:00 h.
  • Martes cerrado.
  • Entrada: Gratuita.

IGLESIAS ROMÁNICAS QUE ABREN LOS FINDE DE SEMANA: San Claudio de Olivares – Santiago de los Caballeros – San Isidoro y Santa María de la Horta.

  • Horarios: A partir del 7 de enero: Viernes y sábados, de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 19:00 h. Domingos, de 10:00 a 14:00h.
  • Entrada: Gratuita.

CASTILLO CENTRO DE ARTE

Horario:

  • Del 1 enero/ 26 marzo y del 18 octubre/31 diciembre: de martes a domingo, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30. Lunes cerrado.
  • Del 27 marzo:/30 junio y del 1 septiembre/ 17 octubre: de martes a domingo, de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Lunes cerrado.
  • Del 1 julio/31 agosto: de martes a domingo: de 10:30 a 14:00 y 18:00 a 21:00. Lunes cerrado.
  • Observaciones: Puentes y festivos consultar con 980 533 694. Los días, 8 de septiembre (Virgen de la Concha), 24, 25, 31 de diciembre,1 y 6 de enero. CERRADO

De todos modos, los horarios cambian con frecuencia, por lo que es mejor consultarlo con la oficina de turismo: 980 533694

Entrada: Gratuita.

Dirección: Parque del Castillo s/n. No se permite el acceso 20 minutos antes del cierre.

ACEÑAS DE OLIVARES + MOLINOS TRADICIONALES DE AGUA

Horario:

  • A partir del 17 enero: de martes a domingo, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30 h. Lunes cerrado.
  • A partir del 28 marzo: de martes a domingo, de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 h. Lunes cerrado.

Entrada: Gratuita.

La entrada depende de la climatología y del nivel del río. Sin embargo, en cualquier momento pueden cerrar por seguridad.

Dirección: Plaza de San Claudio s/n. Teléfono: 980 53 49 08.

Horarios y Tarifas de Museos de Zamora. AÑO 2023

MUSEO DE BALTASAR LOBO

Horario:

  • Del 10 de diciembre al 16 marzo: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30h. Lunes cerrado.
  • A partir del 28 de marzo: de martes a domingo de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Lunes cerrado.

Entrada: Gratuita.

Dirección: Plaza de la Catedral. Casa de los Gigantes. Teléfono: 980 509 016. No se permite el acceso 15 minutos antes del cierre.

MUSEO DE SEMANA SANTA

Actualmente, cerrado por obras.

Entrada:

  • General: 4 €
  • Reducida: 2€ (de 8 a 18 años, mayores de 65 años, carnet joven, jubilados, familias numerosas, peregrinos acreditados y para grupos a partir de 8 pax).
  • Gratuita: menores de 8 años, personas con discapacidad, socios colaboradores y amigos de los museos (todos  debidamente acreditados).

Horarios:

  • De martes a sábados de 10:00 a 14:00h y de 17:00 a 20:00h.
  • Domingos y festivos de 10:00 a 14:00h.
  • Lunes cerrado.

Dirección: Plaza de Santa María la Nueva,1. Teléfono: 980 532 295.

MUSEO ETNOGRÁFICO DE CASTILLA Y LEÓN

Horario:

  • De martes a sábado, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00h.
  • Domingos, de 10:00 a 14:00.
  • Domingos por la tarde y lunes, cerrado.

Entrada:

  • General: 3 €
  • Reducida:1 € (familias numerosas, jóvenes de 8 a 18 h, universitarios, y grupos de 8 o más personas con reserva previa.
  • Gratuita: Martes, miércoles y jueves, de 19:00 a 20:00 h y domingos por la mañana. Días 23 abril, 18 mayo, 12 octubre, y 6 diciembre. Menores de 8 años, discapacitados, desempleados, mayores de 65 años, pensionistas, docentes, carné joven, periodistas en activo.
  • La sala de exposiciones temporales es gratuita.

Dirección: C/ Sacramento, s/n. Teléfono: 980531 708.

MUSEO DE ZAMORA

Horario:

  • Del 1 de octubre al 30 junio:
    • De martes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00.
    • Domingos, de 10:00 a 14:00.
    • Domingo por la tarde y lunes, cerrado.

Entrada:

  • General: 1 €
  • Gratuita: Jubilados, parados y estudiantes. Sábados y domingos y festivos.

Dirección: Plaza de Santa Lucía, 2. Teléfono: 980 516 150.

Plano turístico de Zamora

Plano

Semana Santa en Zamora

Si hay una celebración por la que es conocida Zamora, ésta es, sin ningún género de duda, la Semana Santa. Reconocida como de interés Artístico Internacional en 1986 y de Bien de Interés Cultural, es el acontecimiento social y religioso más importante de la ciudad, que se transforma durante los diez días que dura.

Desde el viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, en las calles de la ciudad se representa la pasión, muerte y resurrección de Cristo, por parte de sus 17 cofradías y sus mas de 40 pasos. Impone mucho ver como «desfilan» acompañando a las figuras, cientos de cofrades, adecuadamente vestidos y descalzos, en un absoluto silencio, dando muestra de su fe y devoción.

Su origen se remonta a siglo XIII y siempre se ha caracterizado por el silencio, austeridad y la oración.

Alguno de los momentos más importantes son:

  • Jueves de Pasión: Traslado procesional del Nazareno de la iglesia de San Frontis hasta la Catedral.
  • Viernes de Dolores: Turno de la Hermandad del Santísimo Cristo de Espíritu Santo, que cuando llega a la Catedral, lleva a cabo la lectura de la Pasión de Nuestro Señor. Después, el coro de la hermandad entona “Christus Factus Est” antes de continuar.
  • Sábado de Pasión: Procesión, desde la Catedral, por parte de la Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús de Luz y Vida.
  • Domingo de Ramos: Bendición de las Palmas y posterior procesión desde la Plaza de Claudio Moyano. Por la noche, se celebra también el acto del Vía Crucis, «Jesús Rey de los Mártires».
  • Lunes Santo: Canto del «Jerusalem, Jerusalem».
  • Martes Santo: Es el turno de las procesiones de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis y Hermandad Penitencial de las Siete Palabras.
  • Miércoles Santo: El Juramento del Silencio, en la plaza de la Catedral, en la tarde noche. En la noche, procesión de las «Capas Pardas» y la del Cristo Yacente con el canto del Miserere en la plaza Viriato.
  • Jueves Santo: En el Atrio de la Catedral, Salve en honor a la Virgen de la Esperanza.
  • Viernes Santo: Salida del » Cinco de copas» a las 5 de la madrugada.
  • Sábado Santo: Procesión de la Santísima Virgen de la Soledad.
  • Domingo de Resurrección: La Procesión del Encuentro, a las 12 de la mañana.

Cuándo visitar Zamora

Si cuando viajas a algún sitio, tienes en cuenta el clima, entonces presta atención a lo siguiente.

En Zamora, los veranos son cortos, calurosos, secos y por lo general, despejados. En cambio, los inviernos son muy fríos, con algo de viento y parcialmente nublados. Durante el transcurso del año, la temperatura generalmente varía de 1º C a 30º C. Pocas veces baja de -5º C o sube más de 35º C. Este último verano ha sido inusual, y, como el resto de España, se han sufrido varias olas de calor, con días con temperaturas superiores a los 40ºC.

En términos generales, si lo que buscas es conocer la ciudad con buen clima, deberías acercarte entre junio y mediados de septiembre, que además es la época más seca. Si no te importa el frio, has de saber que los meses más gélidos van de mediados de noviembre a finales de febrero, siendo el más frio, enero. Cuando hay más posibilidades de lluvia es en octubre, con una media de 6,6 días.

Un fenómeno muy bonito que se produce en los días gélidos y con niebla en invierno es el de la cencellada, cuando Zamora despierta cubierta de un manto blanco helado, que en ocasiones dura días.

Dónde dormir en Zamora

Para lo pequeña que es Zamora, la verdad es que tiene muchas opciones de alojamiento disponibles. Como siempre, para todos los gustos y bolsillos.

Algunos de los más recomendables son:

  • Parador de Zamora. En pleno centro histórico de la ciudad. Si deseas darte un capricho, éste es el lugar ideal.
  • NH Zamora Palacio del Duero. Construido entorno a un convento del siglo XIV, a escasos dos minutos de la plaza Mayor, junto a la Iglesia de Santa María de Horta.
  • Ares Hotel.
  • Hotel Alda Mercado de Zamora. Ubicado en un edificio modernista del siglo XIX y con decoración art decó, está a escasos metros del mercado central y a muy poca distancia de la plaza mayor.

Dónde tapear en Zamora

Viajar también está ligado a conocer la gastronomía de las zonas que se visitan.

Como toda ciudad que se precie, Zamora ofrece, tanto al lugareño como al visitante, una gran cantidad de oferta gastronómica. Y una forma muy habitual, al igual que en otras ciudades, de degustar lo que esta tierra ofrece, es mediante las tapas.

 Hemos llegado a la conclusión de que es una de las mejores ciudades para comer y tapear. Eso si, las tapas son muy diferentes a las que estamos acostumbrados viviendo en La Rioja. Es barato, los productos , sobre todo la carne y el embutido son de buenísima calidad y al ser una ciudad relativamente pequeña se tiene todo a mano.

Así que, a continuación, haremos un repaso de algunas de los sitios que ofrecen las mejores tapas y raciones, aunque en varios de ellos también existe la opción de comer a la carta/menú.

  • Bar el Lobo: Es el más conocido de todos los bares de tapas y sus pinchos morunos, la tapa más famosa de toda la ciudad. Los pinchos se tienen que pedir en función del número que quieras que piquen y de los que no. Suele estar bastante concurrido, aunque el servicio es rápido. Dirección: Calle El Horno de San Torcuato 1.
  • Bar Caballero: Las mejores patatas bravas las encontramos aquí. Pueden ser con salsa brava o mixtas (con alioli). Si te quedas con hambre, el bar también ofrece raciones de chipirones, calamares, gambas, croquetas, o varias opciones de casquería como callos, lengua, cachuelas o riñones. Dirección: Calle Flores de San Torcuato, muy cerca del Lobo.
  • Bar Bambú: Sus tiberios (mejillones con salsa de pimentón picante ) y perdices ( sardina rebozada en salsa de tomate y piñones, o no), también son un reclamo muy popular. Dirección: Calle Flores de San Torcuato ( entre el Lobo y el Caballero, haciendo esquina).
Tiberios del Bar Bambú
Bar el Lobo

En la Plaza Mayor hay varios restaurantes y bares donde picotear o matar el hambre, con muy buena comida y precios asequibles.

  • Café Bar Los Abuelos V. Otro sitio con solera donde tomar unas tapas. Nosotros probamos las patatas bravas. Dirección: Pl. de Juan Nicasio Gallego 6, en la trasera de la iglesia de San Juan de la Puerta Nueva.
  • Cervecería Plaza Mayor. Cervecería de referencia en plena plaza mayor que además ofrece gran variedad de tostas, tapas y raciones. La tosta de solomillo al roquefort o la de queso de cabra, para chuparse los dedos. Importante consultar la tapa del día. Dirección: Plaza Mayor 1.
  • Los caprichos de Meneses. En la plaza mayor, frente a la Iglesia de San Juan, está este restaurante, de los de más solera en toda la ciudad. Famoso es su Blinis de Foie, la tosta de Solomillo Ibérico o la Tosta de Aguacate con Ahumados, así como la tapa de bacalao con helado de pimentón. Lamentablemente, desde septiembre de 2023, se traspasa por jubilación. Esperemos que haya suerte y alguien continue con el negocio. Dirección: Plaza San Miguel, Pl. Mayor, 3.
Los Caprichos de Meneses
Carta de los Caprichos de Meneses

Bordeando los soportales del ayuntamiento viejo, situado en la Plaza Mayor, hoy sede de la policía local, nos adentramos en esta estrecha calle, donde están algunos de los bares y tapas más reconocidas de toda Zamora. Hasta hace relativamente poco tiempo, esta zona era conocida sobre todo por sus bares de copas, pero de un tiempo a esta parte, han tomado fama por el tapeo. Eso si, la mayoría de los locales no abren hasta las 20 horas.

  • Mesón Bayadoliz. Local típico castellano, ideal para disfrutar de unas buenas tapas y raciones tradicionales. Hay un montón de montaditos donde elegir y unas alitas fritas deliciosas. Famosos también son sus triángulos, unos sandwich de york y queso con salsa secreta y requemaos por fuera. Dirección: Calle de los Herreros 7.
  • Lasal. Taberna con unas muy buenas tapas. Muy ricos los tomates zamoranos con aceite y sal, el queso y jamón de la zona, así como las croquetas. Dirección: Calle de los Herreros, 29.
  • Bar Bodega Chori. Como no, no podía faltar en la lista una tapa con chorizo a la brasa sobre un trozo de pan. Dirección: Calle de los Herreros 36.
  • Mesón Los Herreros. Buen sitio para comer tapas o incluso el menú del día. A destacar la hamburguesa zamorana, la tosta de anchoa, o las patatas con cabrales. Dirección: Calle Los Herreros 7.

Una nueva zona de tapeo se está poniendo de moda. Es ésta, ubicada en la zona de la Avenida de las Tres Cruces, una zona residencial, a escasos 10 minutos de Santa Clara y donde no suele haber problemas para aparcar el coche si te decides a llevarlo.

  • Taberna La Vinacoteca. Aquí podemos encontrar una buena selección de vinos, embutidos y quesos de la tierra. Especial atención a los «caprichos» (rollitos de cecina con queso). Relación calidad/precio insuperable. Dirección: Calle Cervantes 5.
  • El Portillo de la Traición. Aquí los ingredientes de la cocina típica zamorana, se mezclan con otros sabores «nuevos» como la citronella, kimchi, lima kaffir, dando como resultado una cocina diferente y divertida, con reminiscencias de comida asiática. Las tapas y raciones son más elaboradas que en otros locales, y el precio, por lo tanto, también.  El nigiri crujiente de gambón ,el tartar de atún, el montado de paleta, la tapa de costilla deshuesada con crema de queso zamorano y salsa barbacoa y thai, las ancas de rana frita con curry verde o las berenjenas Teriyaki, son algunos de los platos favoritos. Esta mezcla de sabores bien merece una visita. Dirección: Calle Cervantes 5, al lado el anterior.
  • Taberna La Flaca. Bar de tapas con una decoración moderna de estilo minimalista y terraza a pie de calle, ideal para degustar una gran variedad de tapas, como la alcachofa con jamón, los «Ferrero Roché» de morcilla, verduras en tempura con Teriyaki, el carpaccio de bola ibérica  o el cucurucho de foie con caramelo de vino tinto. Por lo que veis, hay tapas bastante creativas y diferentes. Dirección: Calle Cervantes 7.
  • Café & Bar Antojo. Bar con muchas tapas, con productos típicos de Zamora, calientes y frías. Especial atención a sus hamburguesas. Dirección: Calle San Juán II.
  • Bar Chillón. Especializado en cocina española, Su tortilla de patatas con salsa de callos empieza a ser una parada obligada en la ruta del tapeo zamorano. Dirección: Calle Diego de Ordax 6.
  • Restaurante El Portón. Vinoteca y Casa de comidas, especializada en carnes. Dirección: Calle Pablo Morillo, 4.
  • Restaurante el Mesón del Zorro. Situado muy cerca de las Tres cruces, se encuentra está magnífico restaurante, donde las abundantes raciones y la gran calidad de sus productos, harán que os lleveís un grato recuerdo de la cocina tradicional zamorana. Su plato estrella es el cocido, sin desprestigiar para nada las carnes a la brasa. Dirección: Calle Brahones 4.
  • Taberna el Motín. Buenísimos sus platos de cuchara, el bacalao y el guiso del día. Posibilidad de comer tapas, embutidos, marinados, escabeches, así como raciones. Platos abundantes, servidos en una antigua bodega que tuvo sus inicios en el s.XII. Dirección: Calle Carniceros 2.
  • Heladeria la Valenciana: No hay visita a Zamora sin que pasemos por aquí. Espectacular su helado de chocolate/chocolate blanco y el cucurucho donde los sirven. Está en la lista de las mejores heladerÍas de toda España. Dirección: Calle Avenida de Portugal, 2 y Plaza Sagasta (Valenciana Shock).
  • Churrería Chocolateria Malu. Considerada como una de las mejores churrerías del país, se puede degustar este delicioso «plato» en cualquier momento a un precio bastante irrisorio comparado con el resto de España. Justo al lado del Mercado Central. Dirección: Plaza del Mercado 25.
  • Churreria Chocolateria Lorenzo. Otro buen sitio para degustar un delicioso chocolate con churros, ya sea en el local o en casa. Dirección: Plaza del Mercado 2.
  • Canalla Social Club. Sitio perfecto para degustar deliciosos batidos de chocolate, gofres y tartas, antes de que caiga la noche y el lugar se convierta en el ideal para unas copas. Dirección: Calle San Andrés 11.
  • Los Pelambres. Si el hambre te llega cuando estás paseando por la otra orilla del río, ésta es la opción adecuada. Situado en la playa de los Pelambres, tiene variedad de raciones que podrás degustar con las mejores vistas de la ciudad frente a ti. Destacan sus tapas, los callos, la tortilla, y el arroz a la zamorana. El ambiente es familiar, y muy relajado. Dirección: Ctra. Carrascal 1.
Heladeria La Valenciana