Roda de Isábena

Inicio > Europa > España > Aragón > Roda de Isábena

La Catedral de San Vicente Mártir de Roda de Isábena es una iglesia, excatedral románica, que está levantada en Roda de Isábena, siendo este el pueblo más pequeño de España que cuenta con una sede catedralicia.

Localizada en el valle de Isábena, en la comarca oscense de la Ribagorza, es una visita obligada para los visitantes de la zona.

Nosotros aprovechamos para ir tras una visita a Ainsa, ya que está apenas a una hora de allí.

El coche lo tuvimos que dejar en un aparcamiento que hay a las afueras del pueblo y desde el que ya se aprecian bonitas vistas de la zona.

Para entrar al pueblo desde el aparcamiento, tenemos que dirigirnos hasta unas pequeñas escaleras empedradas que hay bajo unos soportales y que, de nuevo, tienen unas bonitas panorámicas de la comarca.

Entrada a Roda de Isábena
Entrada a Roda de Isábena
Alrededores de Roda de Isábena
Alrededores de Roda de Isábena

Tras salir de los soportales, entramos en el caso urbano de Roda de Isábena. Enseguida vemos el típico cartel indicativo donde saber qué es lo que nos ofrece el pueblo.

Calles empedradas, alguna de ellas muy estrechas y con mucho encanto, que te llevan casi sin quererlo hasta el eje central del pueblo, su Catedral, situada en plena Plaza Mayor.

Roda de Isábena
Roda de Isábena
Roda de Isábena
Roda de Isábena

Las vistas de la Plaza Mayor desde la puerta de la Catedral tampoco están nada mal.

Plaza de Roda de Isábena
Plaza de Roda de Isábena

Hay que decir que por poco nos quedamos sin poder entrar a ver el interior del templo porque es imprescindible que sea mediante visita guiada, creo recordar que máximo de 40 personas, y ya apenas quedaban espacios libres. No nos hubiéramos imaginado nunca que, en un pueblo tan pequeño, entre semana, también fuera imprescindible reservar. Culpa nuestra por no habernos informado antes de ir.

Una vez dentro, nuestra guía comenzó a explicar un poco de la historia. Nos contó que hubo una primera Catedral, consagrada en el año 956, pero que fue destruida medio siglo después por el hijo de Almanzor. Tras pocos años, en 1017, se inició la construcción de una nueva Catedral, en estilo románico lombardo, aunque al poco, las obras pasaron a manos de arquitectos navarros, que dieron una nueva concepción a la obra. Este nuevo edificio fue consagrado en el 1030 por el Obispo Arnulfo, añadiendo a la veneración de San Vicente Mártir la de San Valero, después de que fuesen traslados sus restos aquí.

 La catedral funcionó como sede episcopal hasta 1149, cuando se integró con la de Lleida, que había sido ganada a los musulmanes ese mismo año. A partir de 1146 el templo de Roda de Isábena tuvo el rango eclesiástico de priorato, lo que supuso la pérdida de buena parte de su poder económico y el comienzo de su decadencia cultural. En el siglo XVIII se construyó el pórtico meridional, que precede a la portada románica y la torre, que sustituyó a la medieval. La última restauración ha sido durante la década de los setenta del siglo XX, a cargo del Estado. Actualmente pertenece al Obispado de Barbastro-Monzón.

El templo de la antigua catedral de Roda de Isábena tiene planta basilical con tres naves, la central de mayor anchura y altura que las laterales, y que rematan en otros tantos ábsides semicirculares, precedidos de un pequeño presbiterio.

El interior del templo se articula en torno a dos espacios muy bien definidos, la cabecera y el cuerpo de las tres naves. Esto es porque tanto el presbiterio como el altar, se encuentran elevados del nivel del suelo, debido a tres criptas que se sitúan a diferente altura. La nave central se cubre con bóveda de cañón apuntado, y las laterales con bóvedas de arista. El presbiterio se cubre con una bóveda de cañón apuntado, y los ábsides con bóvedas de cuarto de esfera.

Interior de la Catedral de Roda de Isábena
Interior de la Catedral de Roda de Isábena

Del exterior de la Catedral, en el muro sur, lo que más llama la atención es tanto la torre campanario como el atrio abierto al que se llega mediante una bonita escalinata. Ambos se añadieron en el siglo XVIII.

Catedral de Roda de Isábena
Catedral de Roda de Isábena

Otra parte importante y preciosa del exterior del templo, es la portada, del siglo XIII. Es de estilo románico y tiene arcos de medio punto con seis arquivoltas abocinadas que descansan sobre capiteles, en los que se representan escenas del Ciclo de la Natividad y la historia del plan de salvación de Dios para hombre.

Portada de la Catedral de Roda de Isábena
Portada de la Catedral de Roda de Isábena
Detalles de la puerta
Detalles de la puerta

Se accede a ella a través de unas escaleras que están al comienzo de una de las naves laterales. Destaca el altar mayor, donde en el frente, están representados cuatro ángeles que portan en sus manos los prótomos del Tetramorfos.

Altar mayor
Altar mayor

Como ya hemos dicho, la catedral tiene tres naves. La central, que es la más ancha, está cubierta con bóveda de cañón apuntada que descansa sobre cuatro pares de pilares y tiene cinco tramos; remata en un ábside semicircular con bóveda de cuarto de esfera y cuenta dos ventanas de medio punto de doble derrame.

Las naves laterales están cubiertas por bóveda de arista, también tienen cinco tramos y terminan en ábsides semicirculares con una ventana. El ábside del muro Norte fue reformado con posterioridad. Los tres ábsides se levantan sobre sus respectivas criptas.

Las tres naves se separan mediante pilares cruciformes.

De la nave de la epístola, hay que destacar un retablo renacentista y varios restos del obispo San Ramón, como una silla de tijera del siglo IX, la mitra episcopal, las sandalias y un guante.

Silla de San Ramón
Silla de San Ramón
Mitra de San Ramón
Mitra de San Ramón

En cuanto a la nave del evangelio, en uno de los tramos hay una portada muy sencilla que comunica la iglesia con el claustro. En esta nave hay restos del sudario. Tanto estos restos como los de la silla, están muy fragmentados, ya que fueron víctimas del robo que, en 1979, perpetró en la catedral, Erik el Belga.

Sudario de San Ramón
Sudario de San Ramón

Cabe destacar la presencia de un órgano, del año 1657. Las buenas condiciones acústicas del templo la convierten en el lugar perfecto para acoger recitales y conciertos de música.

Organo
Órgano

Lo más destacado de la catedral es la cripta bajo el suelo de la cabecera. En realidad, son tres criptas, una central y otras dos laterales.

La más destacada es la Cripta de San Ramón, el obispo que ocupó la Sede Episcopal de Roda entre 1104 y 1126. Es la más compleja y amplia, ya que consta de tres naves con cabecera semicircular. Se encuentra abierta a la nave central y comunica con ella por medio de tres arcos de medio punto. Estos desembocan en tres naves cubiertas con bóvedas de arista, rematadas con una cabecera semicircular. Las naves están separadas mediante pilastras, con capiteles muy sencillos. El interior está iluminado por medio de dos ventanas en la cabecera. Al estar casi al mismo nivel que la nave central, se tuvo que elevar el presbiterio y, con él, el altar mayor.

Cripta de San Ramón
Cripta de San Ramón

Esta cripta acoge el magnífico sepulcro del siglo XII del obispo San Ramón. Tras su muerte, enseguida se convirtió en un lugar de peregrinación. Está tallado en piedra y en él se representan pasajes como la Huida a Egipto en el costado derecho. En el frente, escenas del nacimiento de Cristo: Anunciación, Visitación, Nacimiento y adoración de los Reyes Magos. En el costado izquierdo, aparece el mismo San Ramón como obispo.

Sepulcro de San Ramón
Sepulcro de San Ramón

La cripta del ábside Norte, es conocida como Archivo y Sala del Tesoro. De tamaño pequeño, consiste en una única nave cubierta con una bóveda de medio cañón. En esta cripta hay una arqueta con los restos de San Valero.

Pero lo que realmente es de destacar son sus pinturas románicas del siglo XIII, muy bien conservadas, entre las que está el Cristo en Majestad rodeado del Tetramorfos en la bóveda. Por debajo, un calendario agrícola donde se representan las tareas propias de cada mes del año. En otro de los muros, se ve el Bautismo de Cristo y, en el otro​, a San Miguel pesando las almas.

En el subsuelo del ábside meridional y del primer tramo de la nave, está la tercera cripta, más pequeña y que ahora funciona de sacristía.

Construido a mediados del siglo XII, es de planta cuadrangular. Con arcos de medio punto sobre los que descansa un tejado, que deja caer el agua de lluvia sobre un aljibe que hay en la parte central del claustro y que se construyó más tarde.

Claustro de la Catedral de Roda de Isábena
Claustro de la Catedral de Roda de Isábena

De esta parte de la catedral hay que hablar del decorado con ajedrezado jaqués y de los capiteles que se encuentran esculpidos por todo el claustro, con motivos geométricos, vegetales y dos de ellos con figuras de animales, tallados de una forma tosca.

Hay una gran cantidad de inscripciones funerarias de los siglos XII al XV, que se encuentran grabadas en los cimacios y salmeres.

En los ángulos de las galerías hay arcos dobles de medio punto.

Claustro de la Catedral de Roda de Isábena
Claustro de la Catedral de Roda de Isábena

Al claustro se accede libremente durante las horas en que está abierto el restaurante, Hospedería La Catedral, que está en el antiguo refectorio. En uno de sus muros laterales hay algunos restos pictóricos, entre los cuáles se distingue un Descendimiento.

Hospederia
Hospedería

Se entra a ella a través de la galería norte del claustro y sirvió como capilla de la enfermería. Pequeña y de planta rectangular, es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón, con un ábside semicircular.

Aún hay pinturas murales del siglo XII, encargadas por el Obispo San Ramón, en las que aparecen el Obispo San Agustín y los apóstoles.

Fue construida ganando espacio a la Capilla de San Agustín. Se abre al claustro mediante cinco arcos de medio punto, en los que están las inscripciones funerarias de las que hablamos antes. Los capiteles sobre los que apoyan estos arcos tienen formas vegetales.

  • Adultos y niños a partir de 12 años: 4 euros.
  • Niños hasta 11 años: gratis.

Es posible comprar las entradas vía online, e incluso, adquirirlas en forma de bono regalo, con una validez de un año desde la fecha de compra. En caso de compra anticipada, hay que consultar las condiciones de cancelación o cambio de fechas.

HORARIOS:

  • De junio a septiembre
    • Lunes: 11:15h, 12:30h y 13:30h
    • De miércoles a domingo:
      • Horario de mañana: 11:15h, 12:30h, 13:30 h.
      • Horario de tarde: 16:30h, 17:30h, 18:30 h.

De octubre a mayo, de miércoles a domingo:

  • Horario de mañana: 11:15, 12:30, 13:30 hrs.
  • Horario de tarde: 16:30, 17:30 hrs.
  • Lunes: 11:15, 12:30 y 13:30 hrs.

DIRECCIÓN: Plaza Mayor de Roda de Isábena 4, Huesca.
Duración aproximada de la visita de 1 hora.
Máximo 40 personas por horario.

CONTACTO: Museo diocesano Barbastro-Monzón.
Tel: 974315581
Email: info@museodiocesano.es

Después de la visita, aunque todavía era pronto, entramos a comer en la Hospedería. Degustamos algunos de sus platos típicos, muy buenos. Las raciones, bastante abundantes.

Ensalada mixta
Ensalada mixta
Trucha frita
Trucha frita
Longaniza
Longaniza
Tarta de queso
Tarta de queso

Después de comer, decidimos dar un pequeño paseo por Roda de Isábena. Dada la hora, y que era verano, apenas había gente por las calles.

Jesús aprovechó a echar una cabezadita.

Las vistas desde la parte alta merecen la pena.

Poco después, dimos por terminada nuestra visita a Roda de Isábena, de donde nos fuimos con muy buen sabor de boca.

Callejeando por Roda de Isábena
Callejeando por Roda de Isábena