Muro de Bellós

Inicio > Europa > España > Aragón > Muro de Bellós

En otra escapada a Aínsa, nos acercamos hasta el pueblo abandonado de Muro de Bellós, ubicado en la comarca del Sobrarbe oscense. Es uno de esos lugares en los que la despoblación y el aislamiento ha hecho estragos.

Ha estado habitado hasta principios del siglo XXI, puesto que, en el 2002, los pocos habitantes que le quedaban se trasladaron a la cercana localidad de Escalona.

El nombre del pueblo es debido a que está en un alto, «vigilando». El valle del Cinca está a un lado, y el de Puértolas, al otro. Tiene la apariencia de una fortificación de tipo «muro», muy frecuente en el Pirineo oscense. Su ubicación en alto también es el origen del mote de sus habitantes, «tañeburros», en referencia a la necesidad de azuzar a los animales para subir.

Muro de Bellós
Muro de Bellós
Muro de Bellós
Muro de Bellós

Del pueblo ya se tienen noticias desde 1279, y a lo largo de su historia siempre ha contado con muy pocas casas, hasta un máximo de ocho. Sus habitantes se dedicaban a la agricultura, fundamentalmente al cultivo de avena, trigo y cebada, y a la ganadería (ovejas y cabras).

A pesar de ser tan pequeño, contaba con iglesia propia, la de Santa María. Casi todas las casas se encuentran en ruinas. El acceso está cortado en varios sitios por el peligro de derrumbamiento.

Casas abandonadas de Muro de Bellós
Casas abandonadas de Muro de Bellós
Iglesia de Muro de Bellós
Iglesia de Muro de Bellós

El paisaje que se contempla desde el pueblo es una preciosidad y ya solo por eso, merece la pena acercarse hasta aquí.

Vistas desde el pueblo de Muro de Bellós
Vistas desde el pueblo de Muro de Bellós

Contemplar las casas medio derruidas e imaginarse las vidas que transcurrieron en su interior, forma parte del encanto de la visita.

Otra casa abandonada y derruida de Muro de Bellós
Otra casa abandonada y derruida de Muro de Bellós

En el caso de ir en coche, se accede al pueblo a través de una pista forestal desde Escalona, que, por suerte, no está en mal estado debido a que fue acondicionada para la grabación de una película, Bajo la piel de Lobo (2017). Si se va andando o en bicicleta, aparte de por la pista anterior, también se puede subir a través de dos caminos recientemente arreglados, por los que es posible realizar una ruta circular.

A pesar de estar despoblado, sí que vimos a muy corta distancia, que estaban rehabilitando alguna casa. Quién sabe si dentro de poco vuelve la «vida» a esta bonita zona de Huesca.